La Central Agropecuaria de Galicia ABANCA cierra 2020 con una asistencia de 34.976 reses tras celebrar diez sesiones menos debido a la pandemia

Silleda, 21 de diciembre de 2020.- La Central Agropecuaria de Galicia ABANCA, que sigue manteniendo su condición de única subasta informatizada de España y que celebró hoy la última sesión del año, cerró 2020 con una asistencia de 34.976 reses y una facturación de 12.724.699€. Unas cifras fuertemente marcadas por el cierre del mercado durante las primeras semanas de la pandemia para garantizar la seguridad, lo que supuso la celebración de diez sesiones menos este año, y también por las consecuencias de esta crisis de la COVID-19 en restauración y hostelería, lo que ha afectado al mercado de la carne.


Así, enmarcadas en esta situación, las cifras de la Central se situaron en cuanto a asistencia total a sus subastas en un 24,13% menos de animales, ya que en 2019 habían concurrido 46.100 reses en sus tres categorías: vacuno mayor, terneros de recría y terneros carniceros. En cuanto a la facturación, en 2020 registró un 30% menos, ya que el año pasado había ascendido a 18.199.272€.

Por categorías, en los terneros de recría concurrieron 24.043 reses, un 22,29% menos que en 2019, cuando habían sido 30.938 animales, mientras que sus transacciones fueron 4.240.525€, un 29,44% menos, ya que el año pasado habían sido 6.010.152€. En cuanto a sus precios medios, los terneros cruzados fueron los que experimentaron una mayor bajada, del 13,69% (pasando de 292€/unidad en 2019 a 252 en 2020), debido tanto al temor de los cebaderos gallegos a la menor venta en general por la crisis de la COVID-19 como a las perspectivas de la subida del precio del pienso el próximo año. En frisones, la caída del precio medio, aunque del 11,11% (se redujo de 90€ a 80 €/unidad), fue menor porque se sigue exportando al Magreb una importante cantidad de animal vivo (prefieren realizar el sacrificio allí según el rito halal), que es transportado en barcos que salen de puertos catalanes y andaluces. Por su parte, los terneros rubios descendieron solamente un 3,7% (de 345€ a 332€/unidad), ya que la calidad de estos ejemplares ha sido valorada en esta situación de crisis y les ha supuesto una ventaja frente a las otras razas para no bajar excesivamente su precio medio.

En cuanto al vacuno mayor, se registraron durante 2020 un total de 7.060 ejemplares, un 28,6% menos que en 2019, cuando fueran 9.888. Su facturación fue un 30,56% menor, al pasar de 8.313.009€ a 5.772.236€ este año. Descensos importantes debido a que es la categoría que más se destina a hostelería. Esto ha supuesto que los compradores hayan estado pagando menos porque buena parte de esta carne no se podía vender a la restauración por los cierres y restricciones en la misma debido a la COVID-19 y se congelaba, con la consecuente reducción de peso de las piezas. A su vez esto ha provocado que los ganaderos hayan retenido y sigan reteniendo en sus explotaciones aquellas reses que aún puedan aguantar por edad, en espera en muchos casos de que se resuelva esta situación, lo que ha influido en la asistencia. Por categorías, la Extra incluso han experimentado una subida en su precio medio, aumentando un 0,89% (de 1.780€/unidad a 1.796€), y la Primera se mantiene en los 1.091€ del año pasado, mientras que en la Segunda y Deshecho ha descendido, respectivamente, un 0,96% (de 722€/unidad a 715€) y un 1,09% (de 456€/unidad a 451€). Estas cotizaciones en las mejores categorías han sido motivadas en parte por la incorporación a la Central de nuevos mataderos que buscan en este mercado animales de calidad por los que están dispuestos a pagar precios elevados, mientras que no ha habido movimientos en los que trabajan con reses de calidades inferiores. En este sentido, se alcanzó un récord histórico en el precio pagado por un ejemplar. Fue el día 28 de enero, cuando un buey de raza rubia gallega que aún no había cumplido los cinco años fue comprado por 6.781,5€, superando el récord anterior, que se situaba en los 6.006€ pagado en 2015 por otro buey de la misma raza.

Respecto a los terneros carniceros, su asistencia descendió un 26,56%, al registrar este año 3.873 animales frente a los 5.274 de 2019. También lo hizo su facturación que de los 3.876.111€ del año pasado se redujo a los 2.711.938€ de este, lo cual supone un 30% menos. Por categorías, los frisones, con poca presencia en la Central y que por lo tanto influyen poco en la media conjunta de los terneros cebados, registraron una bajada notable, debido a su poca demanda por su menor calidad para el consumo, siendo este descenso del 18,4% (de 440€/unidad a 359€). Por su parte los rubios y cruces, que tienen mayor demanda y encuentran en la Central un buen nivel de compradores, descendieron solamente un 1,14% en el primer caso (de 874€/unidad a 864€) y un 4,58% en el segundo (de 807€/unidad a 770). En esta línea, incluso antes del comienzo de la pandemia, el 7 de enero se registró el tercer mejor precio medio de la categoría en la historia de la Central, el cual se situó en 899,16€, siendo la mejor marca los 918,80€ alcanzados en el mes de junio del año pasado.

Pujas desde el móvil


La Central realizó este año un importante esfuerzo en la implantación de nuevas tecnologías para facilitar y agilizar el proceso de pujas. Así, en el mes de mayo se estableció un sistema telemático para comunicar a los usuarios los resultados de cada subasta en tiempo real sin que estos tengan que acudir al recinto, sustituyendo las pujas cantadas habituales por la difusión a través de la web y la aplicación TokApp.

Ahora la Central acaba de incorporar una aplicación para que los compradores pujen desde el móvil, a la cual se están sumando progresivamente los usuarios y que sustituye a las tiras en papel en las que los compradores anotan las pujas. En esta misma aplicación reciben los resultados. Sus ventajas son múltiples: eliminar el tecleo manual por parte del personal de la Central para introducir en el ordenador los datos que figuran en las tiras de papel, evitando así los errores que produce el factor humano, reorientar la labor de parte de los trabajadores a otras tareas, menor gasto de papel al eliminarse las tiras y los listados que se facilitaban a los compradores y que ahora tienen en la aplicación, y también aumento de la seguridad frente a la COVID-19 al reducirse la manipulación de elementos y el contacto entre compradores y trabajadores. Se trata de una aplicación con gran potencialidad, por lo que seguirá incorporando utilidades en función de las necesidades de la Central.

Vicepresidencia de la AEMB


En el plano institucional este año es destacable que el director de la Fundación Semana Verde y la Central Agropecuaria de Galicia ABANCA, Ricardo Durán, ha sido elegido en este mes de diciembre vicepresidente primero de la Asociación Europea de Mercados de Ganado (AEMB). Un nombramiento que viene a sumarse al de presidente de la Asociación Nacional de Mercados de Ganado (ASEMGA), cargo que ocupa desde el año pasado.

Por otra parte, en el mes de septiembre la Central Agropecuaria de Galicia ABANCA pasó a albergar la sede administrativa de ASEMGA, siendo la primera vez que ésta cambiaba su localización original en Talavera de la Reina. También en ese momento Julio Pérez, coordinador de la Central, se convirtió en el secretario administrativo de la asociación nacional.

 
© 2020 Feira Internacional de Galicia ABANCA - Avda. Recinto Feiral S/N. 36540 Silleda - Pontevedra - España
Tfno (34) 986 577000 - Fax (34) 986580865 - Email: info@feiragalicia.com
Horario de atención al público: de lunes a jueves de 9 a 14 y de 15 a 18 horas. Viernes de 8 a 15 horas

Política de Protección de Datos  Aviso Legal